24.9 C
Montecristi
martes, diciembre 7, 2021
spot_img
Mas...
    spot_img

    Tuvo a su hija en brazos el mismo día que murió su esposa: hoy recuerda con fotos a la madre trágicamente fallecida

    James Álvarez perdió a su esposa, Yesenia, luego de que la atropellaran. Ella estaba embarazada de 8 meses y ese mismo día en que murió, 'milagrosamente' lograron sacar de su vientre a su bebé. La niña tiene ahora un año y su papá recreó junto a ella la última sesión de fotos que él se tomó con su mamá. "En el mismo lugar, a la misma hora, con la misma ropa", cuenta James en entrevista con Univision Noticias. Esta es su conmovedora historia.

    La vida de James Álvarez cambió radicalmente el 11 de agosto de 2020 cuando su esposa, Yesenia, con más de 8 meses de embarazo, fue arrollada por una automovilista que conducía ebria en California. Ella murió ese mismo día en el hospital, pero antes se produjo el milagroso nacimiento de la bebé que estaba en su vientre.

    Tras el fatal atropellamiento en Anaheim, los médicos pudieron con una cesárea sacar a la niña, pero no pudieron salvar a su madre.

    La pequeña Adalyn tiene ya un año y ha crecido al lado de su papá, quien asegura que su principal objetivo es darle una buena vida a su niña, mientras su mamá ‘la cuida desde el cielo’.

    En entrevista con Univision Noticias, James cuenta que el dolor de perder a su esposa persiste y es muy grande.

    «Duele, porque disfruto a nuestra hija pero ella (Yesenia) no está aquí, estaba muy orgullosa y contenta de poder ser mamá (…) pero nunca tuvo la oportunidad de ver a su hija con sus propios ojos».


    «La primera vez que la tuve en mis brazos fue el mismo día del accidente, no entendía cómo (Adalyn) podía estar viva. Era un orgullo tenerla en este mundo, era un sentimiento para el que no estaba preparado porque implicó la muerte de su madre», cuenta James.

    Álvarez escribió el 13 de agosto de 2020, apenas dos días después del accidente, un post de Instagram acompañado de las fotos que se había hecho con su esposa poco antes del incidente fatal.

    «Descansa en paz, mi hermosa esposa. Me dejaste muy pronto. Tú eras mi mundo (…) Sé que debo ser fuerte para nuestra hija que me dejaste ahora que te fuiste. Seré el mejor padre para ella».

    Una sesión conmovedora

    El mismo día que se cumplió un año de la muerte de su esposa, la pequeña Adalyn cumplió su primer año de vida. Para homenajearlas a ambas, James planificó una sesión fotográfica con su niña.

    James llamó a Grisel Leyva, la misma fotógrafa que realizó la sesión de él con Yesenia días antes del accidente.

    Reprodujeron con Adalyn esas mismas fotos que se había tomado junto a su esposa. Fueron al mismo parque, y ambos, padre e hija, posaron en los mismos sitios en la que lo había hecho la mamá.

    spot_img

    LAS MÁS LEÍDAS