24.9 C
Montecristi
miércoles, enero 19, 2022
spot_img
Mas...

    No quiero que mi hijo sea haitiano, sino dominicano

    Decepcionadas de su país, perseguidas por la violencia incesante que se cierne sobre ellas, violentadas en sus derechos humanos y en su dignidad, sin oportunidades de trabajo, mujeres haitianas está optando por cruzar la frontera con República Dominicana y tener a sus hijos en el vecino país para que adquieran nacionalidad dominicana y puedan tener un mejor futuro.

    El Gobierno ha realizado diversas redadas en hospitales y sanatorios para deportar a las mujeres haitianas que han optado por esta vía. Sin embargo, existe la opinión, cada vez más generalizada en República Dominicana, de que lo que se debería estar haciendo es detener a las mafias que trafican con mujeres y en las que se ven involucrados tanto sujetos haitianos como dominicanos.

    Las redadas se han producido, sobre todo, en las ciudades grandes de República Dominicana: Santo Domingo y Santiago. Activistas pro-derechos humanos han dicho que aunque el Gobierno tiene el derecho de deportar a las mujeres por su condición de ilegales, debe tener también cuidado con la delicada condición de las mujeres gestantes, más aún porque lo que están haciendo es fruto de la extrema necesidad en la que viven el pueblo haitiano.

    Tanto el exdiputado Rafael Méndez –quien fuera presidente de la Comisión de Frontera de la Cámara de Diputados dominicana—como el senador de la Provincia Hermanas Mirabel, Bautista Rojas, han criticado que las autoridades de su país utilicen a los hospitales para realizar redadas en contra de mujeres haitianas embarazadas.

    “Es un exceso, no porque no esté de acuerdo con la ley, sino porque se distancia de la parte humana, se deshumaniza lo que es la función pública”, expresó Rojas, mientras que el exdiputado Méndez dijo que las mafias que controlan el tráfico de mujeres haitianas “actúan en contubernio con quienes tienen la misión de resguardar y proteger la frontera”.

    Por su parte, la ONU hizo un llamado a la República Dominicana para que suspenda las acciones que atenten contra los derechos humanos de la población haitiana, en especial las mujeres embarazadas. La solicitud se produce luego de que el director de migración dominicano confirmó que un grupo de mujeres haitianas embarazadas y recién paridas fueron detenidas en las afueras de un hospital y deportadas.

    En efecto, el director de Migración de República Dominicana, Enrique García, confirmó que un grupo de parturientas haitianas fueron detenidas y deportadas a su país bajo cargos de estar ilegalmente en suelo dominicano. Esto se da cuando se ha agudizado la crisis política y económica que vive Haití, el país más pobre del continente americano y uno de los países más pobres del mundo.

    Las deportaciones de mujeres embarazadas –según García—se realizan conforme al debido proceso y tienen como punto de salida Dajabón, el principal paso fronterizo de la República Dominicana con Haití. Las autoridades dominicanas han emprendido una serie de acciones para restringir la estancia de mujeres y hombres que cruzan ilegalmente la frontera, entre ellas que los hospitales solamente podrán atender a personas extranjeras en casos de emergencia.

    William Charpentier, coordinador de la Mesa para las Migraciones de la República Dominicana pidió a la máxima autoridad de su país que se detengan las prácticas de injusticia contra la parte más débil de la migración y la prohibición de ingresar a territorio dominicano de mujeres haitianas con más de seis meses de embarco y que no cuenten con un seguro médico vigente. aleteia

    LAS MÁS LEÍDAS