Dominicana denuncia que sufrió quemaduras químicas en la boca y vomitó sangre con refresco en resort

0
214
Dominicana denuncia que sufrió quemaduras químicas en la boca y vomitó sangre con refresco en resort
Montecristi News

Nueva York.- La dominicana Awilda Montes, de 43 años, denunció el viernes que sufrió quemaduras en la boca y vomitó la sangre, después de beberse un refresco con lejía en el resort Luxury Bahía Príncipe Bouganville en La Romana.

Denunció a medios locales que después de verse un refresco con lejía, sufrió quemaduras en la boca y vomitó la sangre, sintiendo otros síntomas que convirtieron su estadía en una noche de terror.

El resort, es el mismo donde en mayo murieron la pareja de Edward Holmes, de 63 años, y Cynthia Day, de 49 años, turistas de Maryland y la psicóloga terapeuta Miranda Schaup Werner de Allentown en Pensilvania.

Montes, de 43 años de edad y residente en Brooklyn, reveló el viernes al tabloide NY Daily News, que ella inicialmente creyó que un simple error estaba detrás del extraño incidente después de que comenzó a vomitar sangre el 25 de octubre de 2018 dentro de su habitación en el referido resort.

“Pensé que el servicio de limpieza, tal vez para no llevar la botella de cloro de una habitación a otra, tal vez lo pusiera en una botella más pequeña. O tal vez estaban tratando de llevárselo limpiar su casa «, dijo.

Pero cuando supo la noticia sobre las muertes de tres turistas estadounidenses en resorts de la República Dominicana, ella comenzó a sospechar algo más malicioso, dijo.

«Honestamente, nunca imaginé que alguien intentara hacer eso a propósito hasta ahora, hasta ver las tres muertes. Ahora estoy pensando que si el hotel hubiera investigado este misterio, estarían vivos», añadió.

Montes y su entonces novio tomaron unas copas en el bar cuando llegaron, antes de dirigirse a su habitación. Ella dijo que estaba sedienta y pidió una botella de refresco en el mini bar, bebiéndose un trago largo.

“Noté que no había efervescencia, pero simplemente pensé que era un refresco dominicano, era algo plano. Así que tomé un trago y afortunadamente lo retuve un poco en mi boca y lo sentí arder. Tragué un poco, luego corrí al baño y escupí en el lava manos», relató la señora Montes.

Al darse cuenta de la sangre en el lavamanos, le dijo a su novio que creía que había bebido lejía. Y olió la botella y confirmó su creencia.

Después que llamó a la recepción, enviaron a alguien arriba para llevarla al vestíbulo, donde un carrito la transportó a una clínica médica, narró Montes. En el camino, alguien le quitó la botella de refresco, agregó.

Dijo que la gerencia del hotel le ofreció un masaje y una cena gratis para parejas en la casa a cambio de su firma en un acuerdo de confidencialidad, para que se callara, y que ella rechazó después del incidente que la dejó en agonía.

«Me sentía miserable, estaba vomitando. Tuve dolores de estómago. Las quemaduras químicas habían terminado. Todavía no tengo sensación en mi lengua», añadió.

Montes no relacionó las muertes recientes de los turistas estadounidenses con su problema de salud hasta que un amigo la llamó desde Los Ángeles el mes pasado y le mencionó las tres muertes.

«Simplemente me rompe el corazón que esa gente haya muerto», dijo.

El récord médico donde la trataron es de tres páginas y señaló que pensó que el refresco que le dieron era un 7 Up.

El diagnóstico de ella detalla que ella “sufría un dolor en la región dorsal y lateral de la lengua, acompañado de vómitos, con una frecuencia de dos ocasiones después de la ingestión de un líquido hace aproximadamente treinta minutos”.

Ella estaba en el hotel con su ahora ex novio para celebrar su primer aniversario, y dice que por el miedo condenó, tuvieron que cancelar la celebración.

«Al día siguiente tuve náuseas», relató. «Tenía dolor, y todo lo que podía haber sido hielo».

«Reiteramos nuestro firme compromiso de colaborar completamente con las autoridades y esperamos una rápida resolución de sus consultas y acciones, y no haremos más declaraciones que puedan interferir con ellas», dijo un comunicado del viernes de Bahia Principe Hotels & Resorts.

La compañía agregó que la acción legal es una posibilidad “sobre la difusión de información falsa” sobre las muertes de turistas en sus propiedades.

«Se han impuesto graves insultos y amenazas contra algunos de nuestros más de 15,000 empleados y sus familias, que son la columna vertebral de nuestra empresa y ante los cuales no podemos permanecer inactivos en la banca», dice el comunicado.

A principios de la semana anterior, una pareja de Colorado se adelantó para decir que creen que fueron envenenados con pesticidas en el Grand Bahía Príncipe en junio de 2018.

En una demanda presentada contra el resort a principios de este año, Kaylynn Knull y Tom Schwand dijeron que habían sufrido síntomas de babeo excesivo, ojos llorosos y mareos, entre otras cosas, después de que un fuerte olor químico inundara su habitación en el resort.

«Esa noche, ambos nos despertamos empapados en sudor a las cuatro de la mañana y algo aterrorizados», dijo Knull al canal de televisión Denver 7, de la cadena ABC.

El movimiento turístico de la República Dominicana, le dio la vuelta al mundo, en abril, cuando la policía confirmó que la pareja estadounidense de Orlando Moore y su novia Portia Ravenelle, residentes en Mount Vernon (Nueva York), murieron en un accidente automovilístico de madrugada mientras se dirigían al aeropuerto para tomar el vuelo de regreso a Estados Unidos, en una versión que ha sido ampliamente cuestionada por sus in congruencias y contradicciones.

Esa pareja había estado desaparecida por más de una semana cuando la policía dominicana identificó sus cuerpos, después que sus familiares hicieron la denuncia en medios anglófonos de Estados Unidos.

Comentarios

Comentarios