El doctor que trató de salvar vidas, pero lo callaron. Ahora tiene coronavirus

El 30 de diciembre, Li Wenliang lanzó una bomba en el grupo de ex alumnos de la escuela de medicina en la popular aplicación de mensajería china WeChat: siete pacientes de un mercado local de mariscos habían sido diagnosticados con una enfermedad similar al SARS y fueron puestos en cuarentena en su hospital.

Li explicó que, según una prueba que había visto, la enfermedad era un coronavirus, una gran familia de virus que incluye el síndrome respiratorio agudo severo (SRAS).

Los recuerdos del SARS son profundos en China, donde una pandemia en 2003 mató a cientos tras el encubrimiento del gobierno. «Solo quería recordarles a mis compañeros de la universidad que tengan cuidado», dijo.

Li, un médico de 34 años que trabaja en Wuhan, la ciudad central china en el epicentro del brote mortal de coronavirus, les dijo a sus amigos que advirtieran a sus seres queridos en privado. Pero en cuestión de horas, las capturas de pantalla de sus mensajes se volvieron virales, sin que su nombre fuera borroso. «Cuando los vi circulando en línea, me di cuenta de que estaba fuera de mi control y que probablemente sería castigado», dijo Li.

Puede leer:  RD está dentro de los países de riesgo moderado frente al coronavirus

Él estaba en lo correcto.


Poco después de publicar el mensaje, la policía de Wuhan acusó a Li de traficar rumores. Fue uno de los varios médicos seleccionados por la policía por tratar de denunciar el virus mortal en las primeras semanas del brote. Desde entonces, el virus se ha cobrado al menos 425 vidas y ha enfermado a más de 20,000 personas en todo el mundo, incluido Li.

Desde una cama de cuidados intensivos en el hospital, Li le dijo a CNN que el sábado se confirmó que había contraído el virus.

Su diagnóstico ha provocado indignación en China, donde crece una reacción violenta contra la censura estatal en torno a la enfermedad y un retraso inicial en advertir al público sobre el virus mortal.

Puede leer:  China puso en cuarentena a 20 millones de personas para frenar la propagación del coronavirus

Comentarios

Comentarios