Los capos más poderosos de República Dominicana

0
359
Los capos más poderosos de República Dominicana

Montecristi News

La historia reciente de la República Dominicana demuestra que en el narcotráfico a capo muerto, capo puesto. La silla no permanece mucho tiempo vacía y casi siempre es más de una. A pesar del esfuerzo de las autoridades, cada cierto tiempo surge un traficante de drogas que se destaca sobre los demás.

El sábado 15 de agosto de 2009 Rolando Florian Féliz, quien para muchos fue el capo de las drogas más temido en la República Dominicana, murió de siete disparos en la cárcel de Najayo, donde guardaba prisión tras ser detenido en 1994 con 953 kilos de cocaína.


Inidca Diario Libre que a lo largo de sus 14 años en prisión, el nombre de Florián estuvo vinculado a varios casos de drogas y asesinatos, entre los que se encontraba el secuestro y asesinato de Víctor Augusto Feliz Matos, hijo de un líder reformista de Barahona, por el que fue sentenciado a 20 años de prisión, de los cuales cumplió 14. En varias ocasiones trató de salir en libertad bajo fianza, pero la petición le fue denegada.

Jesús Pascual Cordero Martínez (El Chino) fue detenido el 21 de diciembre de 2015 cuando visitó la clínica Doctor Rodríguez Santos, en el sector Villa Consuelo, para hacerse chequeos médicos.

El Tribunal Colegiado de La Altagracia lo condenó a cinco años de prisión en 2018.

En su momento, las autoridades lo acusaron de amasar una fortuna de 300 millones de pesos en bienes e inmuebles, provenientes del crimen organizado, y de ser el presunto cabecilla de una red de narcotráfico que ingresaba cocaína al país procedente de Perú.

El 8 de mayo de 2019 Manuel Mesa Beltré y su principal socio Catalino Acevedo Rodríguez (alias José) fueron condenados por el Primer Tribunal Colegiado de la provincia Santo Domingo a 30 años de prisión y el pago de una multa de RD$5 millones, “por dirigir una organización criminal que se dedicaba al tráfico internacional de drogas y al lavado de activos”.

Las autoridades lo acusaron de ser “el rey del microtráfico” y además fue relacionado al caso de José David Figueroa Agosto.

Alias El Don, nació el 8 de septiembre de 1960, en Comendador, Elías Piña. Es un excapitán del Ejército de la República Dominicana y confeso narcotraficante. Se dice que fue jefe de una organización de tráfico de drogas responsable de la exportación de toneladas de cocaína a Estados Unidos desde septiembre de 2003.

En 2004, Paulino Castillo fue detenido en la República Dominicana con un cargamento de 1,387 kilos de cocaína, el cual era transportado hacia Santiago de los Caballeros, al norte del país. En ese entonces, su fortuna personal se estimaría en unos RD$2 mil millones.

En enero de 2005, el entonces fiscal del Distrito Nacional, José Manuel Hernández Peguero, dijo que Doris Pujols Ortiz, la jueza encargada del caso de Paulino Castillo en la República Dominicana, se había extendido en el proceso de investigación, dada la complejidad del caso. El 1 de febrero de ese mismo año se inició el juicio de extradición.

Tras el arresto de Paulino Castillo y más de 60 dominicanos que se consideraban parte importante de su red, fueron extraditados Lidio Nin Terrero, Eduardo Rodríguez (Eduardito), José Ramón Ortega, Erwin Méndez, César Bueno y Tirso Cuevas Nin. Además, algunos familiares, como la esposa y los hijos.

Según informes, Paulino Castillo poseía moteles, centros de diversión, modernas factorías y el 80 % de los autobuses que viajan hacia Elías Piña, como también en San Juan de la Maguana, donde era dueño de la más moderna finca ganadera del país. Sus inversiones llegaban a Santo Domingo, donde poseía una moderna estación de gasolina, y una empresa importadora y distribuidora de vehículos.

Aunque fue capo boricua, su leyenda y acciones ilegales se extendieron a la República Dominicana. En 2011 el Ministerio Público de la República Dominicana valoró los bienes acumulados por José David Figueroa Agosto por más de 500 millones de pesos en la República Dominicana y otros cien millones de dólares en Puerto Rico.

El narcotraficante fue capturado el 17 de julio de 2010 en la localidad de Loaíza, Santurse, donde intentó evadir la persecución que se le hacía a bordo de un vehículo y luego a pie. El episodio fue similar a lo ocurrido en territorio dominicano cuando intentaron apresarlo en la torre Arco Paradiso, ubicada en la calle Andrés Julio Aybar casi esquina Tiradentes, en el Distrito Nacional.

Figueroa Agosto era señalado como el manejador de una red de narcotráfico con conexiones en Colombia y Venezuela que trasegaba por aire cargamentos de drogas, especialmente cocaína, hasta la parte este de República Dominicana, desde donde luego era transportada a Puerto Rico en lanchas rápidas.

Durante su estadía por varios años en República Dominicana “Junior Capsula” había asumido tres identidades, con las que hizo vida pública.

Por sus vinculaciones a la red fueron condenados con distintas penas Sobeida Félix Morel, quien fuera la pareja de Figueroa Agosto, Eddy Brito, Madelin Bernard, Mary Peláez, Sammy Dauhajre, Ricardo Ivanovich Smester y Juan José Fernández Ibarra.

El caso del narcotraficante Figueroa Agosto es uno de los más conocidos en la historia dominicana, por combinar la parte judicial que incluyó imputaciones por lavado de activos, asesinato, narcotráfico y asociación de malhechores y la difusión de materiales audiovisuales que se hicieron populares, en los que se observa a Junior Cápsula mientras sostenía relaciones sexuales con varias mujeres.

Hasta su captura en 2016 fue considerado el narco más buscado en el país. De acuerdo a las investigaciones de las autoridades, con el arresto y extradición en 2011 del exconvicto por narcotráfico Ramón Antonio del Rosario Puente, alias Toño Leña, el control de las operaciones de narcotráfico en la región Este pasó a ser disputado por Jesús Pascual Cabrera Ruiz y Winston Rizik Rodríguez, alias el Gallero, quienes presuntamente dirigían dos organizaciones criminales rivales.

Esa disputa cobró la vida de decenas de personas que de una u otra forma estaban ligadas a esas redes. Algunos fueron asesinados por encargo mientras que otros cayeron en batallas campales.

En su momento Cabrera Ruiz era mencionado como uno de los principales enlaces en el país de los narcotraficantes José David Figueroa Agosto y de Toño Leña.

A Pascual Cabrera no se le ha podido conocer medida de coerción en La Romana pese a que el proceso lleva más de un año.

El procurador Jean Rodríguez explicó que parte de la droga manejada por la poderosa red criminal, dirigida por César el Abusador también permanecía en el país, donde era distribuida a diversos puntos del territorio nacional, llenando las “comunidades de drogas, generando inseguridad y delincuencia en nuestros sectores y destruyendo la paz social, la vida y la salud de nuestra gente por muchos años”.

Señaló que por más de dos décadas César el Abusador estuvo involucrado en el negocio de las drogas en el país y Estados Unidos, iniciándose como miembro de las organizaciones criminales de conocidos narcotraficantes del pasado como Rolando Florián Féliz, Pascual Cordero Martínez, alias El Chino, Manuel Mesa Beltré, alias El Gringo, y Quirino Ernesto Paulino Castillo.

Indicó el procurador que con el paso de los años, y a medida que sus jefes eran sometidos a la justicia, César el Abusador aprendió de estos reconocidos capos, logrando ascender entre los rangos hasta ocupar el vacío dejado por ellos, creando una compleja estructura criminal que utilizaba para la compra de voluntades y actuar al margen de la ley y en impunidad.

“Para ingresar y lavar el dinero ilícito obtenido del tráfico de drogas, César el Abusador también creó un complicado entramado societario para disfrazar el origen de su fortuna, utilizando además numerosos individuos pertenecientes a su círculo familiar y social para ocultar sus bienes, llegando a incluir dos figuras del deporte de la República Dominicana que les presentaremos”, precisó el máximo representante del Ministerio Público.

El procurador Jean Rodríguez ofreció los detalles del operativo en la sede de la Procuraduría General de la República, donde estuvo acompañado además del presidente de la DNCD, por el director general de Persecución del Ministerio Público, Fernando Quezada, y el director de la Procuraduría Especializada Anti Lavado de Activos y Financiamiento del Terrorismo, Luis González.

Ramón Antonio del Rosario Puente (a) Toño Leña, cuyo nombre surgió en el caso de César el Abusador, fue arrestado en mayo del 2018 por las autoridades colombianas y actualmente está en espera de extradición a los Estados Unidos por cargos de conspiración de tráfico de narcóticos.

Toño Leña fue acusado de ser parte de la banda del capo José David Figueroa Agosto. Fue detenido el 5 de agosto de 2010 en el aeropuerto Internacional Simón Bolívar, en Venezuela, cuando intentaba abordar un avión con destino a Colombia y pretendió sobornar a quienes los apresaron con 200 mil dólares.

A Rosario Puente se le vinculó con el narcotraficante boricua José Figueroa Agosto y otros de nacionalidad colombiana.

En la red de Figueroa Agosto, Toño Leña se dedicaba a organizar y coordinar la transportación de grandes cantidades de narcóticos desde Sudamérica a la República Dominicana, Puerto Rico y Nueva York”, dijo Rosa Emilia Rodríguez Vélez, jefa de la Fiscalía Federal.

Además ha sido vinculado al caso de Jesús Pascual Cabrera Ruiz.

Comentarios

Comentarios